Sueños (1): Mi madre deja a mi padre

fragmento de la obra Crisálida de hombre durmiente II, de la pintora Eva Román, retrato del autor - haz click sobre la imagen para ver el cuadro
Mi madre deja a mi padre por un tipo mucho mayor. Algo bajito y canoso. Mi hermana y yo nos enteramos porque nos lo cuenta ella directamente, que se va, que se va con otro hombre. En el sueño mi hermana y yo somos jovencitos y vivimos aún en la primera casa, en Alcorcón (la acción comienza pues como hace 20 años). Nos enfadamos con mi madre, no entendemos por qué tiene que desaparecer. No tengo nada en contra de que se líe con otro, pero que tenga que abandonarnos, no me gusta nada de nada, alimenta mi rencor, especulo acerca del por qué de su forzada marcha. Luego pasa una noche larga y movida en que no sé qué pasa y termino viéndome en un coche, descapotable para más señas, creo que negro. Voy en el asiento de atrás, mi madre y el nuevo maromo van adelante. Circulamos por un Madrid atestado de vehículos, ya de día. Quiero volver a casa y no entiendo, estando tan cerca, por qué para llevarme van a dar un inmenso rodeo por las calles de Madrid. Pregunto si estamos en Cea Bermúdez. Pues sí. A momentos me parece que veo cercano el edificio de nuestra casa, a momentos demasiado lejano como para irme andando, y sin embargo no nos movemos del coche, inmersos en un atasco. Finalmente pateo las calles hacia el hogar, y esta vez el hogar, siendo el mismo (cosa muy frecuente en mis sueños) cambia espacialmente y ahora, el hogar dulce hogar está por los alrededores de La Ronda de Toledo (la primera casa de mi independencia). Cuando llego, matinalmente, madrugadoramente, trasnochando, luz incierta matinal, mi hermana me informa de que mi padre está en el hospital y que el tío Paco está con él. Comprendo inmediatamente, que mi padre no saldrá de ésta, después de el disgusto que le ha dado mi madre (y con lo enfermo que ya estaba, de repente, de una larga enfermedad). Además el hospital está lejísimos, en las afueras de Madrid, sé que no habrá manera de ir. Y empiezo a llorar, abundantemente y resignado, llorando porque mi padre se muere y porque no podré ir a verle mientras muere. No puedo dejar de hacer culpable a mi madre.
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!
0 Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...