Sueños (7): De vacaciones en la costa

barca en la playa, vacaciones en el mar, lo he soñado y lo soñamos muchos
Estamos de vacaciones, Eva y yo, en plan matrimonio de vacaciones, playa o zona costera indefinida, pero turística (aunque no se verá el mar nunca durante el sueño), en un enorme bungalow. Nos levantamos, planeamos lo que hacer, muchas cosas que hacer, ir a ver a no sé quién, preparar equipajes para hacer un viaje. Todo lo planteamos con calma, sin estrés. Quizá damos un largo paseo, pero puede que fuera antes o ayer. Y es el caso que sin saber cómo se nos pasa el día y de tan tranquilos como estábamos, justo ahora parece que estoy sentado a una mesa, escribiendo con calma o algo así, ya no llegamos y ahora hay que correr, hemos quedado. Puede que hiciéramos el amor Eva y yo, pero no lo recuerdo, al principio del día. (Es curioso, se trata de Eva, pero aparece desdibujada en el sueño, sin contornos fijos, pero es Eva, su presencia). Ahora me estoy duchando, ¿Eva está quizá con Amador? Llega gente al bungalow, ¿quizá mi padre? Hemos quedado Eva y yo con otras personas.

Ahora en mesa de restaurante, de noche. Llego, está Carina, Eva, el amigo Manu Hernández y otro que conozco pero no recuerdo. Después haremos viaje, o mañana, quizá en barca, con otro matrimonio, y creo que esto incluye a Carina, pero a saber. Aparece a las puertas del chiringuito (un chiringuito cercado por cristales en todo su perímetro) y ya estoy con ella, otra vez: Miva Gold. Hemos, antes, estado viendo siete vídeos suyos, y ahora me sale, con que mañana me tiene que traer otro, y que lo tiene que devolver enseguida. Lo que faltaba. Es que no me dejan ni respirar. Le digo que vale, que me llame mañana para confirmar hora para quedar, que ando muy liado y aún no sé cuándo podría ser exactamente. Pero no, mañana no estaré, que nos vamos de viaje con otro matrimonio, lo sé, pero deliberadamente, le suelto la trola a Miva Gold. Es que es el colmo, lo doy todo normalmente en el trabajo, pero no, ahora no, me niego, estoy de vacaciones. Me cabreo. Cuando vuelvo a la mesa del chiringuito con los míos me quejo, es que es el colmo, joder, ni en vacaciones me dejan tranquilo, pero esta vez les va a salir el tiro por la culata... Y me relajo, a nadie le interesa mi mosqueo, ya ni a mí siquiera, estamos de vacaciones, pasándolo bien, fuera las cuestiones laborales. Y llega de nuevo Manu Hernández, pero resulta que ya está en la mesa sentado a mi lado, o sea que hay dos Manus Hernández exactamente iguales, vestidos igual, misma barba, misma calvicie, idénticos. El Manu Hernández recién llegado, de pie, explica la confusión y el gemelismo: "soy Manu Hernández 2", dice.
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!
0 Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...