Una resaca densa y banal

La resaca tras la borrachera, estampas de cielos grises
Momentos de resaca. Duermo unas horas. Cuando me levanto me encuentro en ese espantoso estado en que se junta aún la borrachera con el comienzo de la resaca, como dos hermanos siameses y bastardos, pegados por el tronco, monstruo giboso bicéfalo. En el paladar me han introducido un trapo seco, algo alquitranado, secuelas de los muchos cigarrillos. Inconsistente me acerco a mi hijo dormido. Su carita como una preciosa luna redonda.

Vuelvo a acostarme. Sueño que no sueño nada, sueño que los sueños emigraron a un país donde nadie sueña porque las mentes quedaron vacías de posibilidades oníricas. Cuando despierto la casa está vacía, vacía de voces, silencio de cielos grises y estancados, mirar al cielo parece un pecado. Resaca. Deambulo, me arrastro bípedo, ingiero algo que extraigo de la nevera, una sopa, algo de queso, no sé. No pienso en las musarañas, son las musarañas las que piensan en mí, materializándome en un muñeco sin fuelle, una pantomima humana, un cansancio oceánico, con dolor de piernas, un aliento tragado.

Me tumbo, leo El obsceno pájaro de la noche, leo mi propia obscenidad en renglones decadentes, hasta que me duermo de nuevo, otra vez. Domingo de descanso, dominguero del hastío.
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!
0 Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...