Sueños (18): La extraña sesión de terapia esotérica

Las curiosas terapias esotéricas y alternativas de Mirtha
Aunque en el sueño soy adulto, estoy recibiendo clases en el instituto. Y precisamente ahora tengo un rato libre entre clase y clase. Mirtha me pregunta que si quiero que me haga un psicoanálisis. Le digo que vale. Pasamos a una dependencia alargada que hay entrando por una de las aulas (curiosamente este espacio se corresponderá en el sueño a la terraza del piso de los Hábitats de Alcorcón, pero sin ser exactamente una terraza, espacio cerrado y a oscuras, que tiene la hilera de estrechas ventanas de arriba cegadas con papeles oscuros). En la sesión estoy sentado, enfrente está Maika y a mi derecha, algo más allá, está sentada Mirtha Martín, que da comienzo a su sesión haciéndome preguntas del tipo "crees en esto o aquello?", a lo que yo voy respondiendo "sí", "no", etcétera. Y Maika va corroborando mis afirmaciones o negaciones. Las preguntas no las recuerdo. Según mis respuestas, Mirtha me dirá, entre otras cosas, algo como que soy una persona que se trabaja mucho todo, al límite de las posibilidades humanas, y que asumo mucha presión y responsabilidad, pero que acabaré por conseguir todas mis metas (algo parecido es lo que me indica).

Después de esta primera fase de preguntas, Mirtha se irá moviendo por la salita, haciendo todo tipo de cosas conmigo como de magia, esoterismo, misticismo (no recuerdo los detalles, pero sí que la singular sesión dura más de lo que yo pensaba que iba a durar, durará cerca de una hora). Extraños olores como de incienso, ritos extrañamente paganos (no hay nada sexual). Maika parece no estar ya. Para cuando termina la tan variopinta sesión de Mirtha Martín, me encuentro muy muy relajado y tonificado. Esto funciona.

A continuación se llena este espacio de gente, gente que viene a recibir las magias y terapias sinestésicas de Mirtha. Gente sentada en sillas esperando su turno, una madre con un hijo, un gordito resuelto, etcétera. La sala sigue a oscuras, quizá con luces de velas, como un ritual de magia negra. Yo observo y quizá ayude a Mirtha en sus extraños rituales. El gordito, algo grandullón y con cara juvenil, quiere que se le grabe la sesión, y así lo hace Mirtha, colocando una cámara qué sé yo dónde.

Mirtha ha terminado. Ahora el gordito alto que pide una carátula "profesional" para el vídeo que Mirtha le ha dado cuando le grababa. Mirtha que si se la da mañana. Y yo sé que Mirtha no tiene ese tipo de carátulas... Por echar un cable, le digo al gordito que la carátula que tiene ya está bien, con fotitos y tal. Pero no, el gordito quiere su súper-envoltorio perfecto, como los de las películas en DVD que salen a la venta...
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!
0 Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...