Sueños (21): Mal aliento

en el sueño padezco de mal aliento, paladar resecado
Estoy en un supermercado comprando no sé qué, cuando por la esquina aparece José Pablo Ramírez (ex-compañero del instituto). Está a dos metros de distancia y me comenta que me huele bastante el aliento. Es curioso porque si se me acerca más huele menos, pero como a 2 metros de distancia es como más huele. Ya decía yo que tenía un poco de sequedad en el paladar y la boca. Me pongo la mano bajo la boca expulsando el aliento para oler, y la verdad que no huelo mucho... Vuelve a repetirse un par de veces la aparición de José Pablo a dos metros diciéndome, corroborándome, que sí, que efectivamente me huele bastante el aliento. Seguidamente estoy con Eva en un banco de la glorieta de Santa María de la Cabeza. Eva está sentada y acaba de volver del médico. Decido ir yo también al médico para consultar lo del mal aliento y se lo comento a Eva.

Ahora estamos en la salita de espera del ambulatorio. Ya me toca entrar. Yo tengo varias teorías posibles del por qué del mal aliento: puede ser por las dolencias de mi estómago (ahí el tabaco tiene bastante que ver), o quizá se trate de que tenga unos hongos o algo semejante en la boca o la saliva, o quizá se trate de algo congénito relacionado con la escasa salivación o una salivación fuerte (en este caso el remedio sería difícil). Entro en la consulta. Hay una médico, que me atiende y alrededor, unos dos o tres ayudantes. Explico mis teorías, pero apenas me hacen caso, ya están ellos para diagnosticar. Estoy sentado en un raro sillón tecnológico. Me ponen una especie de espejo de plástico delante de la boca, creo que hay que chuparlo y así hago. Miran, tras un rato el resultado, está limpio, claro es que he chupado, es que no hay que chupar, sólo respirar, expulsar el aire. Vale.

Vuelven a hacerme la prueba. Al ratito miran, se ve vaho irregular en la superficie del objeto circular de plástico que me han aplicado. La médico dice que sí, que se trata de unos hongos, y me dirá un nombre raro que no retengo. De remedio me darán una especie de plástico verde transparente, muy flexible, como una hoja, de color verde, que me tengo que poner en los dientes inferiores y superiores y morderlo. Al principio pica bastante en las encías, pero en seguida deja de picar. Me indican que lo haga, lo de masticar el plástico, durante 10 o 15 minutos. Aunque no me señalan con qué intervalo. Aparece Eva y le explico, mientras sigo mordiendo el plástico verde. Me pongo el cronómetro para controlar esos diez minutos.
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!
0 Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...