Sueños (30): La novia francesa

la novia frnacesa, un amor tranquilo, sereno, por las calles de París
Estamos un grupo de amigos, 4 o 5, que en algunos momentos será la familia, en una ciudad de Francia (puede que París, o a ratos París). Paseando en paralelo al río (un buen río enorme, como el Sena). Yo estoy distinto, algo rubio, algo más nórdico, creo que con una mínima perilla, y a veces no seré exactamente yo, como si me viera desde fuera sin ser yo, pero siendo en definitiva yo. Casi desde el principio aparece la chica francesa. Guapa, rubia, serena, una belleza tranquila, algo de estatua fina. Nos tiraremos al río, por turnos, de vez en cuando. Nadando con la misma normalidad que si fuéramos andando. Y cuando salimos de las aguas del río estamos inmediatamente secos. Tirarse al río es un juego y una valentía. Paseos en grupo o solos, o sentado con la francesita en una terraza. Hay momentos en que la pierdo de vista entre el gentío, que es muy abundante, pero siempre termina apareciendo, siempre termino encontrándola, ahora o al día siguiente.

Estamos en una feria en pleno centro. De pronto empiezan a desmantelar los tenderetes, sierran árboles, quitan plantas. Nos indignamos, sobre todo mi padre, al ver el destrozo con las preciosas, espledorosas y abundantes plantas, pero resulta que muchos de los árboles y plantas eran de pega, falsos. Acaba el recinto de la feria hecho un vacío estercolero, como un descampado, sucio, pelado, feo, con manchas negras en las paredes. En otro momento intentaré atravesar el río a través de un enorme puente, pero acabará por darme vértigo y decido ir por otro lado.

Hay paseos nocturnos por calles ya menos frecuentadas. Con la francesa pasa algo curioso, es como si fuésemos novios, pero sin hablarlo, por pura lógica, estamos muy agusto juntos, a veces nos besamos, pero es como estar con uno mismo, no se trata de una gran pasión, sencillamente estar juntos, por afinidad, es lo lógico, lo natural, cae por su propio peso, amor sereno sin grandes aspavientos, como dos piezas de un engranaje que funcionan como una sola pieza. Muy al contrario que mi hermana, que también se ha enamorado de un extranjero, pero con grandes gestos y gestas amorosos. La francesa y yo no necesitamos ni hablar para entendernos. Pero no siempre está presente ella en el sueño. Aparece, desaparece, vuelve a surgir, de la manera más natural, entre la muchedumbre.

Hay otra parte del sueño en que estoy buscando-persiguiendo a un hombre que lleva consigo a un niño de unos tres años, es su hijo. Ignoro por qué le seguimos, queremos recuperar al niño. Atravesando edificios, escaleras, habitaciones o despachos... Soy (somos) muy pequeños de tamaño, como pigmeos, así que saltar de un tramo de escaleras a otro es dar saltos de gigante. La persecución sigue como por estaciones de metro. Hasta que terminamos por cogerle y recuperar al nene.

Y siguen los momentos hedonistas y ligeros con la chica-mujer francesa. Que parece que viene a vivirse con nosotros a España. Tenemos que hacer un largo viaje en tren, pero ella se ha quedado sin dinero, al comprar unas entradas para ir a ver algo juntos. Nuestra formalidad como novios va siendo cada vez más real, sin que nunca lo hablemos directamente. Me sorprende su absoluta naturalidad para con todo, en el desayuno, en sus reacciones, visitando a no sé quién, en cualquier pequeña acción. Hay momentos, como decía antes, en que parece que la he perdido entre la gente, me entra algo de pánico, pero a la vuelta de una esquina como quien dice, en seguida, estamos otra vez juntos.
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!

Sueños (29): Rumanía 2 - España 1

La selección española de fútbol perdiendo 2 a 1 frente a Rumanía en el Mundial
Estamos en pleno Mundial de fútbol, tenemos que mantener el título de campeones del mundo. Estamos en la segunda o tercera ronda, debe de ser en octavos. Jugamos contra Rumanía. En el primer tiempo no hay goles, a pesar de algunas claras ocasiones. La selección española juega con calma y tranquilidad, demasiada tranquilidad y seguridad, quizá. En el segundo tiempo no se sabe cómo los rumanos meten dos goles. El horror, el pánico, las prisas, tenemos un cuarto de hora para, por lo menos, meter dos goles y así empatar e ir a la prórroga. Toda la artillería del equipo español a tope. Metemos un gol rápidamente. Ya sólo nos queda un tanto para equilibrar el resultado. Últimos minutos, últimos asedios al equipo rival. Estoy seguro de que el gol habrá de llegar. Estamos viendo otra jugada más y... ¡casi, por muy poquito! Se repiten las ocasiones una tras otra. Pero el tiempo vuela... y ya sólo quedan unos 3 minutos... Máxima emoción, máxima tensión. Le doy al botón del volumen del mando a distancia para subir el audio y oír mejor, pero... me he equivocado de botón y le he dado al de siguiente canal. ¡No puede ser! Vuelvo al canal donde emiten el partido, ya seguro de que España ha metido ese segundo gol tan necesario para no ser eliminados contra todo pronóstico... Al volver al canal donde emiten el encuentro lo primero que veo, en primer plano, es la chocante imagen de un Puyol abatido, decaído, lo que significa... ¡No es posible...! El partido ha terminado y no ha habido gol de la selección española de fútbol, con lo que ¡estamos eliminados! Y se nos queda la cara y el ánimo muy, pero que muy planchado... (Sólo espero que este sueño no sea premonitorio...).
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!

Sueños (28): Buscando a mi hijo por la noche

Buscando a mi hijo por la noche madrileña
Estamos en Madrid, por la noche, bien entrada la madrugada, en un coche en el que vamos un montón de gente (más de la que en realidad podría caber). Como si volviéramos de viaje (quizá de gira). Se para el coche, que me bajo. Me tiro un buen rato sacando cosas del coche, mochilas, paquetes y no sé qué. Ah, y esto que se me olvidaba, y esto otro, y sigo sacando cosas, del maletero, de dentro del coche. El resto me mira con mala leche, como enfadados conmigo. Parece que no entraba dentro de los planes que me bajase ahora. Ya he sacado todo. Ahora hay que coger un taxi. Buscando el taxi me encuentro con una conocida (puede que Marta Sánchez), que también busca taxi y anda algo desesperada ya porque no hay manera de localizar un taxi.

De pronto me acuerdo de mi hijo, que se me ha olvidado sacarlo del coche (aunque parece que antes no venía dentro). Como si no hubiese pasado el tiempo el coche en el que veníamos apenas ha avanzado unos metros. Corro hacia él para detenerlo. Mi hijo no está dentro y no me dicen dónde está. Sin que nadie me diga nada, averiguo dónde puede estar. Me interno en un edificio, en un piso. Mi hijo de dos años está dentro, lo ha metido aquí un conocido de los que venía en el coche, pero no termino de encontrarlo. El sitio en cuestión se encarga de hacer exámenes a los niños para detectar si son superdotados. Atravieso salas y habitaciones, todas llenas de niños en distintos grupos, separados por edades, en un grupo sentados en corro, en otro de pie haciendo no sé qué actividad. Se supone que como padre yo no puedo estar allí, pero nadie me detiene ni me animan a irme (al parecer este tipo de estudios se hacen sin la presencia de los padres, por eso han traído aquí a mi vástago a escondidas y sin avisarme). Al final aparece Amador con el conocido que se lo había llevado, cogido de la manita. No se ha podido detectar si es superdotado porque, según me explican, estaba medio dormido, debido a unas horas tan tardías, y así no se pueden hacer bien las pruebas, no sea que se asuste el niño.

También he soñado, creo que antes, con que un mariconcete adulto me perseguía por el laberinto de unos gimnasios, las duchas, etcétera. Yo trataba de disuadirle de que no intentara tener líos conmigo, que era inútil, pero con sonrisa de complacencia el tipo insistía en seguirme a todas partes.
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!

Sueños (27): Erección de caballo

fragmento de la obra Crisálida de hombre durmiente III, de la pintora Eva Román, retrato del autor - haz click sobre la imagen para ver el cuadro
No recuerdo lo anterior, pero ahora, soñando, la tengo durísima, a reventar, queriendo aprovechar la erección con Eva, que estará a mi lado a veces y otras como hablando con ella al teléfono. Me la chupa, me la menea, pero tenemos que interrumpirnos, porque estamos en una especie de salón enorme, en una cama o en un sofá, y pasa por allí Javiertito, que le da por hablar y es que no para de hablar, preguntarnos cosas y raja que te raja, y yo desesperado, aguantando con la erección que empieza ya a ser dolorosa. Javiertito está a unos cuantos metros de distancia, a punto de atravesar una puerta y desaparecer, pero nada, que no termina de irse. Hasta que al fin desaparece. Mas ahora está al teléfono Viridiana, que dice que me comprende perfectamente. Y yo ahora solo, cada vez más erecto. Se me viene a la mente Raqs como fuente de inspiración para apaciguar y aliviar la tensión carnal de la sangre, ella de pie, de perfil, en el centro del salón, a unos metros, con medias negras que dejan su culo al descubierto, quizá botas negras. Y nada, que no hay manera de bajar esto... Y en esas estoy cuando empiezo a ser consciente de que estoy soñando y de que la erección de caballo poco a poco va mermando, aligerando su tensión y urgencia ella solita y sin ayuda, hasta que me deja en paz y puedo dormir otro rato...
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!

Ignorancia (poema perteneciente al libro Dolores y nubes)

Ignorancia


No sé por qué la rutina puede ser el peor de los lagartos.
Con sus pesadas patas.
Los ojos agrios.
La tripa hinchada.
Arrastrándonos.

Ni qué se nos va pudriendo
en las hojas arrancadas de un calendario amarillento
color sudario,
cuando antes,
no hace mucho,
los días fueron una jauría voraz
de dientes blancos.

Y nos enredábamos vírgenes de plomo.
Sin peso.



autor: pepeworks / josé martín molina
poema perteneciente al libro: DOLORES Y NUBES - ver SINOPSIS

poema publicado previamente en Pepeworks & Kulo de Zebra
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...