Sueños (98): Con una arquitecta y problemas graves en los pies

sueño con una arquitecta y que me dan un diagnóstico de problemas graves en los pies
Me hallo en un campus universitario, donde entre edificios se extienden amplias zonas de césped. Me encontraré con Mónica Diago, una clienta mía arquitecta. Un encuentro raro, en el que me justifico de algo con ella. Algo después, al pie de un edificio vuelvo a encontrármela. Me invento una excusa para que no crea que la estoy siguiendo. Sin quererlo o sin poder evitarlo me salen comentarios irónicos, como si de alguna manera la tildase de pija. Poco a poco vamos rompiendo el hielo y acabamos estando en buena compaña, sin acritudes o susceptibilidades.

No sé dónde nos encontramos ahora, ya que en este sueño, los espacios van cambiando que da gusto, provocando una sensación de irrealidad e intangibilidad, una sensación de cubismo móvil y desdibujado. Por ejemplo ahora estoy en una mansión, al parecer de mi propiedad, en la parte trasera que da a un voluptuoso jardín, donde me tumbo plácido a tomar un sol picante, de espaldas a la civilización, que se encuentra a varios kilómetros de la fachada de la mansión, al otro lado del jardín. Así la residencia es como un dique que aísla la intimidad del jardín del mundanal y lejano ruido de la urbe. Se ve a vista de pájaro todo esto, la loma donde se ubica el caserón de lujo, la situación del espléndido jardín y en lontananza la gran metrópoli.

Volviendo a Mónica, ahora yacemos tumbados en el césped universitario. Al poco estaremos en el interior de un edificio, donde aparece mi amigo David Pastor. Según parece yo le estaba esperando. Le paso mi novela "Penetraciones", invitándole a que abra el libro por cualquier lugar y comience a leer. Y eso hace, encajándose con gran interés en la lectura. Mas ha escogido unos párrafos en que hablo de nuestro amigo recientemente fallecido Meki, y David al ir leyendo esto comienza a llorar como un desesperado, a lágrima viva y abundante, sin poder contenerse, completamente desconsolado, imparablemente, mientras avanza en la lectura. A mí me da algo de bochorno el llanto de David, estando Mónica presente, e intento calmarle rápidamente.

Algo después Mónica me dirá que sabe hacer no sé qué técnica curativa para los pies, llamada hirikunishi o algo similar, un nombre medianamente largo y con muchas íes. Y procede a aplicarme unos curiosos masajes y pellizcos en los pies que poporcionan gusto y multitud de exquisitas sensaciones placenteras y curativas.

Es el caso que a partir de aquí iré, creo que acompañado de David, a la consulta de un gran diagnosticador de problemas en los pies (en la sala habrá más testigos), que valiéndose de singulares máquinas y artilugios termina extrayendo una ilustración representativa de las zonas dañadas que hay que tratar. La imagen que me corresponde, colocada sobre una especie de caballete, es preocupante. En dicha imagen mis pies están retratados con muchas ortopedias por todas partes, de tal forma que mis peanas parecen pies de robot. El médico experto me indica que mi caso es muy grave. Que habría que hacer esto y lo otro. Yo, ansioso, voy preguntando por los posibles remedios.

Por asociación, en lo que podría ser un siguiente capítulo del sueño, decido hacer deporte, sobre todo para fortalecer mis pies. Decido que cuando me dirija a cualquier sitio, en vez de ir caminando, avanzaría a media carrera. Y así me desplazo por la calle de una pequeña ciudad, hasta dar con el final de esa calle al pasar un esquina. La calle termina en un ancho mar, que ahora tiene las aguas tranquilas, con lo que no puedo seguir mi trayecto. Por la presencia del profundo océano (sin transiciones ni playas -como en Venecia-) colijo que estoy en la provincia de Cantabria.

Ya en Madrid determino jugar al tenis con frecuencia para hacer el necesario ejercicio físico. Para tener contrincante hablo con Javiertito, pero no parece estar muy por la labor. Habrá un deplazamiento por la ciudad hasta unas canchas de tenis, que no me serán accesibles, con lo que tengo que dirigirme a otras instalaciones deportivas.
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!
0 Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...