Sueños (130): Una velada literaria

Sueño (130): Una velada literaria memorable con esctritores
En el salón de nuestra vivienda se irá formando y conformando una buena reunión literaria. Al principio seremos pocos y paulatinamente el número de asistentes irá en aumento hasta llegar a la veintena. Todos los presentes pertenecerán al mundo de la literatura, la mayoría de ellos escritores. Hombres y mujeres, todos adultos.

En el inicio mi amigo Javier Fernández Aracama se encuentra cómodamente aplastado en un sofá, rodeado por dos o tres personas. En seguida llega un ferviente admirador de sus poemas, alguien que ya ha escrito acerca de su quehacer poético. Viene a comentarle algo a Javier. No tardando mucho me enteraré de que se trata del gran poeta Jesús Muñiz. Aprovecho, muy ceremonioso, para dedicarle elogios sobre su obra.

Como decía anteriormente el salón se va llenando de literatos. Dos escritoras sacan cada una un libro recién publicado. En ambos casos la editorial es Bubok. Entusiasmado le muestro los ejemplares a Javier, que empieza a animarse mucho a publicar en Bubok, como lo hago yo. Sacaré mi libro "Penetraciones" para enseñarle a Javier cómo en la contraportada también llevo yo estampado el anagrama de Bubok. Pero resulta que no, que en esta tirada no está aún impreso dicho logo, se me había olvidado que saldrá en la siguiente remesa. Una escritora se interesa vivamente por mi novela y termina por comprármela. Y yo tan contento de haber colocado uno de mis escritos en esta memorable tertulia. Otro me comentará lo fórmula de las descargas gratuitas para promover los libros. Le respondo que sí, que conozco esa vía.

Tanto Eva como yo hacemos de atentos y estupendos anfitriones, de aquí para allá, participando en este grupo o aquel de los que se van gestando alternadamente en el amplio espacio del salón, que está iluminado tenuemente, creando perfectos ambientes de tranquila y afable reunión literaria. Nuestro hijito Amador, que hace un rato estaba haciendo sus gracias por aquí, ahora ya duerme, acostadito. Entre los invitados habrá una eminencia del mundo de la letras, quizá norteamericano, bastante anciano y sentado en una silla de ruedas, cuidado permanentemente por una asistenta.

En el apogeo de la velada la mayoría tendrá que irse, salen por la puerta de la calle del piso, cogen el ascensor. Nos quedaremos un grupo selecto: Eva y yo y otras dos parejas. Nos sentamos ante la larga mesa, donde la cena -una segunda cena a altas horas de la madrugada- está servida. Conversaciones interesantes y lúcidas relacionadas con la edición, la escritura, la promoción, etcétera. Algún rezagado se irá sumando a nuestra mesa, plagada de ricas viandas. De tal manera que hacia el final del sueño volvemos a formar de nuevo un nutrido grupito.

En otro momento, supongo que antes de la cena íntima, me desplacé hacia mi habitación situada al fondo de un pasillo, quizá en busca de algo, quizá con la idea de cambiarme de ropa. Por la rendija de la puerta de la habitación de enfrente observé cómo mi chiquitín dormía.
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!
0 Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...