Sueños (143): Vértigo

Edificio España, Plaza de España, Madrid
Estamos subiendo, uno tras otro, viniendo de una especie de túnel, por el interior de una construcción como de casillas o piezas ensambladas de colores -en plan el juego de piezas "lego"- hacia una plataforma tipo azotea más abierta. Me cuesta subir a partir de un momento dado y estoy por renunciar a este ejercicio que tiene cierto carácter obligatorio.

De aquí pasamos al siguiente episodio, en el que estamos todos reunidos, presuntamente arriba, en un patio, cuando aparece una suerte de tutor o entrenador físico de ascendencia italiana con el objetivo de plantearnos una serie de tareas. Para la primera de ellas está escogiendo a los protagonistas de la acción. Me temo lo peor, así que voy alejándome sin mirarle para que no se fije en mí. Pero resulta que ahora yo también soy italiano y eso quiere decir -en el sueño- que no le tememos a nada, por lo tanto soy el elegido para una actividad que me pone los pelos de punta. La idea, según intuyo, es que mediante arneses y protecciones me dejen anclado al saliente de un reloj situado a mucha altura. Está claro que no puedo hacer eso ya que tengo mucho vértigo. Entre una compañera y otro chico le traducirán, ante mi petición, mi imposibilidad para hacer lo que se me solicita. El tutor, sin entender del todo mi negativa, termina por aceptarla y me libro de la locura.

Ahora un trapecista se balancea desde grandísima altura. En un instante en plena noche se suspende hacia abajo y casi llega a rozarnos para salir de nuevo despedido como un resorte hacia los cielos. Sólo ver sus piruetas me da vértigo, así que rehuyo observar sus atracciones.

Pasamos a otra práctica. Desde una azotea cercada por muros algo elevados tenemos que, con los ojos cerrados, arrastrarnos como serpientes. Como esto en principio no me supone mucho trauma accedo a participar sin miramientos. Sin ver nos vamos amontonando y separando mientras reptamos. El miedo acaba por paralizarme y el tiempo restante me quedaré pegado a una pared, sin moverme. Cuando finaliza el asunto y abro los ojos el instructor está pegado a mi lado y ha percibido perfectamente mi abandono. Con airadas miradas y quizá con palabras manifiesta su disgusto con mi actitud evasiva.

La cosa se pone grave. Alrededor del muro de la tapia, de día, se desarrollan en altura las moles de edificios gigantes, como por ejemplo el Edificio España, sumando además el espacio abierto sobre nuestras cabezas. Lo que provoca que me entre el pánico y necesite a toda costa salir de allí, ya que como me propuse explicar anteriormente también padezco un "vértigo de mirar hacia arriba". Sin poder evitarlo, sin dar explicaciones y ante la desaprobación general, me desplazo para huir hacia uno de los laterales, donde me encuentro con una construcción semejante a un enorme foso cilíndrico. Hay salientes en la piedra para poder bajar aunque de manera muy dificultosa y vertical, es muy peligroso. Me veo pues atrapado en las alturas, sin salida, acuciado por un vértigo paralizante. Me entra un fuerte ataque de ansiedad. Del que salgo repentinamente, de la forma más inesperada: abro los ojos bruscamente y descubro que se trataba de un sueño, sólo de un sueño.

Vuelvo a dormirme y retomo la acción con la decisión irrevocable de largarme de allí. Comienzo a alejarme de mis compañeros de instituto y universidad. Muchos empiezan a denunciar mi deserción, mi actitud injusta para con los demás, que quieran o no quieran deben seguir con las pruebas, igual que en un campamento de verano. Se destaca la figua de Marcela Mendy entre los indignados. Me detengo, de espaldas a ellos, pensando en la razón que tienen. Pero es superior a mis fuerzas. No puedo. Mi desesperada y explícita mirada parece que les hace comprender y tolerar. Ya no intentarán detenerme. Me giro y con alivio y sin sentirme culpable, me marcho.
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!
0 Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...