Sueños (148): Una visita de Isaac

Piso compartido de grandes dimensiones con todas las puertas abiertas
Vivo en un enorme y kilométrico piso compartido, donde todas las puertas están continuamente abiertas. Como digo, el piso tiene unas dimensiones tan gigantescas que apenas me cruzo con mis compañeros de piso. Desde el descansillo llegan de pronto unos cuantos guiris con ganas de conocernos, que al igual que nosotros tienen también sus viviendas con las puertas abiertas. Probablemente no haya una sola puerta cerrada en todo el inmueble y el ambiente general es juvenil y estudiantil. Los extranjeros son ingleses o norteamericanos y no entienden ni papa de español. En la entrada de nuestro apartamento nos dicen sus nombres ("I'm Mike", "My name is Peter", y cosas por el estilo) y nos preguntan los nuestros. Les digo que me llamo "Pepe", pero no me entienden. Lo cierto es que aunque se muestran simpáticos y agradables, yo me harto de ellos en seguida y no paro de pensar: "¿Por qué no os váis a tomar por culo de una vez?".

Algo después me hallo en mi habitación, bien grandecita, que es además el lugar donde trabajo, con el ordenador y todos mis cachivaches sobre una larga mesa adosada a la pared. De buenas a primeras estoy hablando alegremente con Isaac por teléfono. Departimos en tono amistoso sobre todos nuestros asuntos pendientes, en especial el relacionado con la web de Isabel Navarro, que se nos está complicando... Aparece Isaac a mi lado, en plan visita inesperada. Bien trajeado, sonriente, tonificado, incluso algo bromista. Le pregunto si nunca se coge vacaciones. Me responde que sí, que ahora, en agosto. Al fin logro contactar por el móvil con Isabel, que está en la playa. Me va explicando los cambios que quiere, aunque la comunicación se entrecorta y no la percibimos muy bien. Isaac se permitirá algún comentario irónico, incluso cínico, con Isabel. Ella puede haberlo oído ya que tengo el aparato con el altavoz puesto. Hago la presentación oportuna: "Isabel, tengo a mi lado al programador de la página web". Isaac saluda. Pero finalmente perdemos el contacto con ella. "Isabel... ¿Isabel...? ¿Estás ahí...?". Nada, sin respuesta.

En el último tramo tengo la habitación concurrida. Hay dos compañeros de Isaac. También hay un grupo de unos cuatro amigos estudiantes que no conozco. Quizá haya otras personas. Y se irán marchando todos. Desde una aplicación del Facebook se les ve salir de mis aposentos y existe la opción de, enmarcándoles con una cámara tipo webcam, según van pasando, "secuestrarlos" en bloque para una especie de juego.
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!
0 Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...