Sueños (151): Eva quiere irse a La Argentina y yo quiero vivir en Cádiz

El viaje a La Argentina y la infinita tranquilidad derivada de la contemplación del mar desde una playa de Cádiz
De buenas a primeras Eva me plantea que se va a ir de viaje a La Argentina, quizá una semana, quizá diez días, no lo sabe con certeza. Se llevará por supuesto con ella a nuestro hijito Amador. La idea no me gusta en absoluto. Le pregunto que cuándo ha decidido algo así. Me contesta que entre ayer y hoy. Que habló con Karina (que reside allí) por teléfono y a partir de ahí le surgió la idea de este viaje. (Curiosamente Argentina se sitúa geográficamente en los Estados Unidos). Yo, aunque hablo tranquilo, estoy bien molesto, y preocupado. ¿Cómo es que ni me lo ha consultado? Además acabáis de regresar de Sevilla y ¿ahora os volvéis a marchar? Amador, o su presencia, está con nosotros mientras departimos sobre esto. A mi manera de verlo, le explico a Eva, estás huyendo o bien del tema de preparar tus cursos o bien te estás alejando de mí porque has conocido a alguien, probablemente en Sevilla.

Y comenzaré una larga perorata acerca de mi situación, ante su presentido "ya no puedo más". Sí, lo sé, es cierto que con el trabajo apenas tengo tiempo para vosotros, ni siquiera para mí, que es como una pesadilla esta encrucijada en que me hallo y que es normal que ambos me necesitéis y echéis en falta, pero esto es sólo temporal, además que intentaré a partir de ahora aunque me va a costar, ya que me doy cuenta de mi error, estar más pendiente de vosotros. Y según le voy arguyendo a Eva hemos cambiado de escenario, ya no estamos en una habitación vacía y grande, sino paseando por la arena de una playa. Mi chica se va calmando de a poco y va descartando, afortunadamente, el irse a Argentina. De lo que me siento agradecido, porque a mí tal expedición al extranjero, me parece una iniciativa mortal, definitiva, para nuestra relación de pareja. Le hago ver que menos mal que me oponía categóricamente a que se fuesen, que si llega a parecerme bien el viaje, ella hubiera dado por cierto que yo tenía una amante y que me alegraba de la ausencia familiar para disfrutar de amplia libertad para mis infidelidades. Lo cual es falso, claro, pero ya sabemos cómo se las gastan algunos pensamientos de Eva... Ella me reconoce que sí, que es exactamente lo que hubiera pensado...

Ya más serenados, paseamos y nos tomamos algo en la terraza de un hotel de Cádiz, enfrente del mar. Esta terraza, por momentos estará cubierta con un largo porche longitudinal y por momentos estará cerrada con amplios ventanales a las vistas marítimas. Y me doy cuenta de lo que me relaja el espíritu ver el mar, olerlo, ver las olas... es como un bálsamo de beatífica tranquilidad para mí. Estar cerca del inmenso mar, vivir aquí, en Cádiz. Se lo propongo a Eva, que nos vengamos a vivir aquí. Quizá sea complicado por los motivos profesionales, pero podríamos cogernos una casita por aquí y venirnos desde Madrid con frecuencia. La proximidad del mar me cambia, me desestresa, me equilibra, tal y como creo recordar que ya percibía en otro sueño reciente.

Ahora estamos con otra pareja sentados en el porche. Jugamos los cuatro al ajedrez, un ajedrez distinto, con distintas reglas. Cada dos por tres miro de nuevo, largo y quedo, la playa, las olas, la vastedad aparentemente infinita del océano. Después paseo sólo por la galería principal del piso bajo del hotel. Las ventanas que dan a la línea costera son monitores que van cambiando sus imágenes. En estos instantes se visionan de manera rotativa algunas partes lujosas del hotel (como si se tratase de las imágenes devueltas por cámaras de vigilancia). Yo necesito seguir viendo el mar. Accionando los mecanismos de una de estas pantallas, consigo presenciar nuevamente la generosa capacidad evocadora y calmante de la contemplación del mar.
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!
0 Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...