Sueños (154): Deutsche Schule Madrid

Reunión de antiguos alumnos en el Colegio Alemán de Madrid (Deutsche Schule Madrid), en la calle Concha Espina
Se celebra una gran reunión de antiguos alumnos en el Colegio Alemán de Madrid. Primero hay una especie de conferencia, los presentes estaremos sentados al aire libre de un circular patio por un breve espacio de tiempo en sillas de plástico blancas frente a un improvisado (e impreciso) escenario. Si bien el Colegio está ubicado en su sitio real, en la calle Concha Espina, su construcción se identifica con el estadio de fútbol Santiago Bernabéu. Me ha costado entrar por motivo de mis ansias. A la hora de desplazarnos hacia el interior de el estadio-colegio desde el patio, hacia donde se ofrece la fiesta, me veo ante la dificultad de salvar una buena distancia. Decido ir a tomarme un par de copas para cobrar fuerzas en el bar de la bocacalle de al lado, que ya observé a la entrada que tenía fácil acceso, amparándome en una furgoneta blanca grande aparcada frente a la entrada. Salgo rápidamente, antes de que comiencen todos a moverse del patio del Bernabéu, y caminaré mirando al suelo. Alcanzo el bar de la esquina junto a otra antigua alumna, que además también trabajó como camarera hace tiempo en este local.

Ya estoy con la primera copa. Es por la tarde y pronto anochecerá. Estoy algo parlanchín con el par de camareros del bareto, pero no termino de caerles bien. Me ven algo entrometido y prepotente. Me identifican con el típico pijo de los que viven por esta zona y vienen al Colegio Alemán. Y puede que por ciencia infusa sí que me esté comportando como un redomado pijo, quizá por primera vez en mi vida. La antigua camarera terciará un poco para que no me traten de manera desabrida o se creen tensiones innecesarias. Con la segunda copa ya estoy infinitamente más "en disposición".

Cuando me dispongo a salir para retomar la congregación con mis antiguos compañeros estudiantiles, observo por el ventanal que da a la calle que están saliendo todos. Vienen en hilera, aglomerados en fila india, en dirección hacia el Parque Berlín. Salgo del bar y me informo de este inesperado cambio de planes. Resulta que la fiesta ya ha terminado -¿tan pronto?, me pregunto- y ahora van a continuar unos cuantos la asamblea en casa de mi hermana -¿y por qué a su casa?, me diré estupefacto-. Vaya rara sorpresa. No me hace mucha gracia lo de ir a casa de mi hermana. No sé si vamos a caber y está demasiado lejos de donde vivo y no me apetece quedarme a dormir allí si se nos hace tarde, además que ya tenía en mente el que nos desplazásemos bien cerquita de mis aposentos...

Le echo una última mirada a la tienda de antaño llamada "Fast". Al cabo de los años sigue abierta (en el sueño se sitúa al doblar la esquina). Pero ahora es diminuta, casi de juguete, y se halla dentro de una sala de tamaño mediano (como una caja de zapatos que contiene otra caja mucho más pequeña). El caso es que, según el sueño, la tienda siempre tuvo las mismas dimensiones, pero los recuerdos que tenemos de la infancia hacen mucho más grandes los espacios y las cosas de lo que son en realidad.
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!
0 Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...