Sueños (162): Ramón de Pilar y Facebook

Una fiesta de fin de semana en casa a partir de un evento en Facebook
Al igual que en otra ocasión, me acuerdo del bueno de Ramón de Pilar y al día siguiente da señales de vida llamando por teléfono o bien, como ahora, se presenta sin avisar en nuestra casa, en plan visita intempestiva, después de pensar ayer en él. Nos alegra mucho su presencia y volver a verle. Estaremos un buen rato con él charlando y viendo cosas. Ha traído nuevo material, bien abundante, para hacer cambios en su página web. En un momento en que se ha ido a otra dependencia de la casa a hablar con Eva, yo comienzo a tocar y a echarle un ojo a su carpeta con los trabajos y apuntes que ha traído, que son una serie de cartones rectangulares compuestos por piezas cuadradas ensambladas con un pegamento muy endeble, con lo que al manejarlos en seguida empiezan a desmenuzarse sus partes. No sé por qué, quizá por hambre o quizá por disimular el estropicio, pero voy comiéndome esos pedazos de cartón uno a uno. Cuando regresa Ramón descubro que trae otra carpeta en la mano, que al parecer es la auténtica, así que apenas echará de menos la carpeta anterior, menos mal.

Comienza a explicarme largamente todo lo que quiere hacer. Voy tomando nota en una hoja. Lo que pide, es bastante laborioso y farragoso. En algún instante se sienta a mi lado en la cama, rozándome. Tras dos horas escuchando voy perdiendo la atención y el interés: se está haciendo tarde y hay muchas cosas que hacer aún... Algo después, Ramón en un arrebato, me abrazará de manera cariñosa y se lamentará de que yo no sea de la otra acera. Uy, no, para nada, quita, quita, le diré.

Ramón está tan a gusto en nuestra casa, tan a sus anchas se siente que cuando alguien llama a la puerta y abrimos, él se quitará la camiseta, quedándose con el pecho al aire, tal y como, debido al calor, me encuentro yo.

Mientras tanto nuestra casa se va llenando de gente, la mayoría son actores y actrices, que van entrando y saliendo de nuestra vivienda, formando parejas o grupitos acá o allá, paseándose por nuestras estancias, curioseando, esperando un acontecimiento o evento. Todos estos visitantes vienen por una serie de imprecisas noticias que unas horas antes estuve divulgando por el Facebook. Noticias relacionadas con un curso (que es lo que nos interesa). Muchos actores creerán que se trata de un casting de incógnito, con cámara oculta.

En mi habitación (que ahora tiene una cierta identificación con el piso de Alcorcón, así como antes y después otros lugares de la casa) un chaval de 14 años, acompañado por su abuela, está toqueteando e inspeccionando unas fotos, muchas de ellas pornográficas, de nuestra intimidad y trabajos "secretos" que hemos desempeñado. No sabemos si prohibirle al crío la visión de semejantes imágenes. Lo cierto es que hoy en día los muchachos ya están curtidos en ciertos temas supuestamente tabús, así que tampoco ponemos -su abuela y yo- el grito en el cielo y le dejamos cotillear un rato.

La misteriosa campaña que he hecho en Facebook se ha convertido en un sorprendente y orgulloso éxito, pues según se acerca el atardecer y la noche, nuestro hogar va llenándose peligrosa y continuamente de invitados, cada vez más ruidosos y bulliciosos. Sin embargo ya es hora de acostar a nuestro chiquitín Amador, que se nos está perdiendo entre tanta concurrencia instalada en el salón y por doquier. Ya es hora de recuperar nuestra cotidiana tranquilidad libres de la creciente invasión. Mas me percato de que no sólo va a ser complicado echar a los presentes sino que según se adentre la noche irán llegando más y más espontáneos, ya que no especifiqué horarios en los ambiguos mensajes de Facebook y siendo el principio del fin de semana, como lo es, lo lógico es que la mayoría se imagine que la cita consista en una fiesta nocturna hasta altas horas de la madrugada... Así que me afano en intentar cortar de raíz la crecida del gentío antes de que sea imparable... Con urgencia procedo a acceder a internet a través de un pequeño artefacto, pero es demasiado lento. Tanteo con un portátil con resultados similares. Finalmente, tras varios extraños procedimientos, lo consigo, eliminando las publicaciones oportunas en Facebook.
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!
0 Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...